jueves, 17 de octubre de 2013

MI VIAJE A LA SELVA DE LOS ESPEJOS Y DELFINES ROSADOS "RESERVA DE PACAYA SAMIRIA"





Muchos años han pasado deseando conocer Iquitos y su selva, pero las cosas se dan en el momento exacto… cuando debe ser. Primero un correo de mi amiga Rita comentando que había una oferta para peruanos y residentes en un crucero por el Amazonas, el precio estaba asequible y estoy en mi año sabático.  He realizado varias caminatas de cierta dificultad en  Colombia con mi hermano y constaté que no necesitas tener tanto físico,  sino entusiasmo y ganas,  estoy preparada para las caminatas.  Le comenté a mi primo Otto y a  Manuelita y ellos inmediatamente se entusiasmaron, qué maravilla porque él es especialista en el tema ambiental y en hidraúlica fluvial.   Faltaban más de 2 meses pero hicimos todos los trámites  nos inscribimos y compramos el vuelo a Iquitos.
Se llegó el día ya contaba con unas zapatillas de cierta impermeabilidad, una casaca o chaqueta cortaviento para la lluvia, camisas de manga larga de algodón, bloqueador, repelente y gorro.


Mi indecisión hasta último momento fue mi equipo fotográfico había mandado a hacer un mantenimiento a mis lentes y a mi cámara de titanio pero a último momento decidí no llevarlas, pesan demasiado y para cada circunstancia es un lente diferente. Ricardo mi hermano por su profesión de ingeniero geólogo tiene que dar largas caminatas y solía llevar equipos así hasta que descubrió una cámara liviana con un solo lente con un alcance increíble y con excelente resolución, adquirí esta cámara en mi último viaje gracias a su sugerencia y aún no la había usado de modo quela cargué junto con otra pequeña guerrera que tengo hace años y fue la mejor decisión, las fotos de lejos como de cerca están al alcance de un disparo y en las caminatas no te pesa.
Llegamos a Iquitos el vuelo tarda 2 horas y media aproximadamente y allí tendríamos unas 3 horas para dar un vistazo a la ciudad, me llevé una grata sorpresa pues nos habían comentado que estaba feo y sucio, encontré todo lo contrario, limpio y con unas casonas del tiempo dorado de la época del caucho preciosas, más adelante escribiré sobre Iquitos.


Salimos en un bus de turismo hacia Nauta población distante a 115 kms. la carretera en muy buen estado, con vegetación de palmeras, plantaciones de yuca, platanales, los Yarumos árboles altos de hojas platinadas, el “árbol del pan” llamado así porque su semilla cocida sabe a pan.
 
 Al llegar nuestra embarcación “M/V AMATISTA” nos esperaba,  un modelo clásico de la década de 1.800 recién remodelado y optimizado, cuenta con aire acondicionado, agua caliente, los camarotes son amplios con dos camas, un escritorio, armario y baño completo. Tiene el comedor con amplios ventanales, una sala para lectura ó televisión y en la parte de arriba un gran  salón con mesas, bar y sillones para descansar. Cuenta además con dos grandes canoas de aluminio cada una con 2 motores fuera de borda en las que haríamos los paseos y excursiones diurnas y nocturnas.







En la embarcación pasaríamos los siguientes 4 días y 3 noches no entraría señal para el celular de modo que la tecnología sería dejada de lado para conectarnos con la naturaleza.  Teníamos un itinerario que día a día se publicó en la pizarra y las  noches anteriores  se nos informaba de las actividades a seguir al otro día las cuales se cumplieron con horario inglés.

RESERVA DE PACAYA SAMIRIA , es la 2ª. zona natural protegida más grande del Perú. Tiene una extensión superior a 2 millones de hectáreas. Nosotros hemos venido en la época de vaciante ( de junio a noviembre), cuando el nivel de los ríos desciende, por que el resto del tiempo permanece inundada. La ventaja que se puede hacer excursiones a pié y hay menos mosquitos, se puede pescar y hay variadas especies de aves migratorias que llegan desde el Golfo de Mexico.

Es un inmenso bosque tropical delimitado por dos grandes ríos:  Ucayali y Marañón. Otra característica además de su fauna silvestre, son las serenas y oscuras aguas de sus ríos que parecen auténticos espejos por eso se le denomina  como “la selva de los espejos”, mi primo me explicó que su color y oscuridad se debe a los “taninos” compuesto químico que produce la materia orgánica al descomponerse.



El primer día nos dieron la bienvenida, nos familiarizaron con el barco y las indicaciones en caso de alguna emergencia.  Durante el almuerzo avistamos los delfines desde el comedor y tuve la gran suerte de fotografiar a este cuando saltaba por el aire.







El atardecer ó “sunset” lo vimos desde la cubierta del barco, fue impresionante ver cómo los tonos se encendían y acá una muestra de ello.  Así tuvimos la suerte que sucediera  los tres días siguientes.
En la noche salimos en las canoas a escuchar el sonido del bosque y a avistar algunos animales. Acá la cría de caimán que capturaron para luego devolverla al río. Se respira mucha paz, las estrellas se ven claras en el firmamento y las luciérnagas centellean, se escuchan los sonidos de la naturaleza… fotografiamos sapos y la mariposa Ojo.



En la mañana del 2º. día fuimos a registrarnos en el Puesto de Vigilancia PV1 Yanayaco de RP Samiria, es un trámite obligatorio establecido por las normas de control ambiental. Está ubicado en una cabaña con paredes de madera y techo de calamina sobre pilotes como todas las construcciones de la zona. Tiene afiches en sus paredes con la información acerca de la fauna y flora. Me comentaron que siempre distribuyen afiches y trípticos pero en esta ocasión se les habían acabado.

Robinson Rodríguez y Hulber Paredes nuestros guías, muy experimentados y bilingües, con el ojo y oído adiestrado nos ayudaban a ubicar todos los especímenes animales a nuestro paso como al Gavilán mamá vieja ave emblemática de la reserva se le llama así por el color blanco de su cabeza que parecen canas.  A medida que avanzamos la gente nos saluda desde sus canoas y en los caseríos, muy amigables. Paramos en algunos y nos mostraron la chonta ó palmito que lo cultivan en la región y del que se sacan unos hilos que se sirven como ensalada deliciosos.


 Igualmente uno de los pobladores nos mostró su mascota que le dicen Chigüiro, Capibara ó Ronsoco no lo conocía..


Avistamos el Gavilán de Ciénaga, el pájaro Martín pescador y al pájaro carpintero pero muy difíciles de fotografiar.

Las garzas blancas.

Los pájaros amarillos atrapamoscas y a las Oropéndolas ó Paucares toches vimos sus nidos






Tuvimos una mañana de pesca y sacamos diversas variedades de peces, pero la mayoría eran pirañas fue muy entretenido y las devolvimos al agua.




Nuestro desayuno fue un picnic a la orilla dentro de la canoa, una bonita experiencia y muy bien atendidos.
 En una de las salidas diurnas un chico nos trajo su tigrillo de 5 meses algunos lo cargaron, yo lo toqué pero no me atreví a cargarlo.


Visitamos una isla de monos, son muy amigables , Mono negro ARAÑA, Mono Huapo Colorado, Mono Coto.

Las mariposas nos siguieron en una de las excursiones por uno de los caños del río.

Fotografié a La Mantis que es un insecto que se mimetiza de color verde.

 








Las caminatas por la selva (la máxima de hora y media) fueron de fácil acceso y muy entretenidas y didácticas. Aprendiendo los nombres, las propiedades beneficiosas de algunas, como la uña de gato que es una liana, acá probamos su savia. Conocimos al árbol denominado el guardían del bosque “Tangarana” le cortó un pedacito y las hormigas acudieron al instante.
Las raíces pertenecen a una palmera llamada Huasai y la planta que cortó  con su machete se llama Cañagre y sirve para aliviar la tos.
El guía cogió una oruga que frotó y despedía un fuerte olor a chocolate.



   






     
Visitamos a las comunidades del sector para conocer de cerca sus hábitos y forma de vivir, sus casas son de madera en alto por la crecida de los ríos, su vestimenta es igual a la de nosotros a diferencia de las de IQUITOS.  Viven de lo que siembran, pescan y de sus preciosas artesanías que ofrecen a los turistas de los cruceros.  ConocImos al Perezoso de 3 dedos que lo tenían como mascota.









Cada excursión fue una experiencia sensorial inconfundible acá algunas especies de animales con las cuales nos encontramos en ellas.









Luego caminamos para avistar en la copa de los arboles a los  Shanshos   HOAZIL que son una especie gregaria que vive en pequeñas colonias, tienen ojos rojos que resaltan en su cara azúl brillante  y su plumaje verde oliva con naranja, con una cresta anaranjada con forma de abanico. Tiene unas pequeñas garras en las alas que lo ayudan a sostenerse en las ramas mientras trepa.



En nuestra última excursión fuimos a conocer la flor acuática más grande del mundo: la Victoria regia que florece cada 2 a tres meses en las lagunas tranquilas y poco profundas. Se caracterizan por su enorme tamaño y resistencia que le permiten sostener hasta 40 kilos.



Algunas plantas curiosas de los alrededores.


 Recibiendo la energía del árbol.



 La última tarde visitamos el lugar en donde llegan los ríos Marañón y Ucayali y en la unión de estos 2 ríos  nace el Río Amazonas, fue descubierto por el español Francisco de Orellana en 1542, que lo navegó hasta su desembocadura en el Océano Atlántico y dijo que era el río que parecía el mismísimo mar. Para nosotros fue muy emocionante encontrarnos en el lugar donde nace el río más caudaloso y extenso del mundo  y ver el atardecer antes de finalizar nuestro crucero.


También tuvimos una clase magistral con el Chef del barco y aprendimos a hacer los juanes que son parte de la comida típica de la selva envueltos en hojas de Bijao llevan arroz condimentado con su presa de pollo, huevo duro y aceituna, se amarran y van al agua caliente en donde hierven por espacio de un tiempo, deliciosos.





Jerber, Blumer, Junior y Edgar músicos y cantantes nos deleitaron todos los días con un amplio repertorio internacional al son de la quena, la zampoña, el charango, la guitarra y el cajón, se formaron animados grupos de bailarines.  Igualmente fuimos despertados cada mañana al son de “Las mañanitas o Yo vendo unos ojos negros”.
Las rutinas se siguieron de acuerdo a los horarios, las comidas variadas y suculentas con frutas frescas de la zona, jugos de camu camu, cocona, aguaje, papaya, piña, sandia.  Siempre varias carnes de res, pollo y pescado en variadas salsas, yuca, plátano, arroz, ensaladas de vegetales frescos y palmito, las salsas y condimentos suaves.  Siempre café recién colado. El personal pendiente de las dietas y sugerencias, muy amables.

En nuestro grupo éramos 3 colombianos, 1 peruana, 1 alemán 1 australiana y 4 norteamericanos, todos muy interesados en hacer buenas tomas, nuestro tour era fotográfico. El otro grupo lo conformaban 16 personas australianas con su guía francesa que radica en Cusco.  Varios de ellos habían estado en un safari por Africa y nos comentaban que la mejor indumentaria eran los pantalones y blusas de microfibra muy livianos y al lavarlos se secan  muy rápido, serán la próxima inversión antes de salir a otro paseo selvático.


La última noche tuvimos una linda reunión con toda la tripulación luego disfrutamos de una velada musical,  celebramos un cumpleaños y un aniversario de matrimonio.  Debíamos alistar maletas porque al día siguiente el barco llegaría hasta Nauta y acabaría nuestro paseo.




Madrugaron las Sras. artesanas con sus lindos trabajos e hicimos las últimas compras, ahora estoy muy contenta porque con los datos que me dieron ya logré contactarlas para que vengan a Lima y participen en una feria que será la primera de muchas que vendrán, sus productos no se conocen acá.
Nos levantamos temprano, nuestro equipaje salió en otro bote y nos despedimos muy agradecidos con toda la tripulación que hizo posible que nuestra estadía en el barco fuera tan agradable.

Camino al aeropuerto visitamos la Fundación Iquitos Centro de rescate Amazónico en donde tienen a los Manatíes y otras especies rescatadas como las nutrias y tortugas   mientras los preparan para devolverlos a su hábitat.






“La selva está muy intervenida, no hay vegetación primaria” A los ríos hay que cuidarlos porque viven en ellos y de ellos viven.
Me olvidé de comentar que los delfines rosados nos acompañaron durante varias excursiones, los escuchábamos resoplar, veíamos las ondas que forman en el agua pero no logramos tomarles fotos-


Ha sido una experiencia maravillosa, enriquecedora y única, le doy gracias a Dios por permitir vivirla y comparto con Uds. este blog para que viajen conmigo.

Si alguna agencia o revista desea fotos tomé 2250 en alta resolución están incluidas las de Iquitos y Belén

6 comentarios:

  1. Gloria, excelente tu relato y muy lindas tus fotos.

    ResponderEliminar
  2. Comparto mi viaje virtual a la Selva, paisajes y atardeceres de ensueño, animales núnca vistos, La Victoria REGIA planta acuática gigante única en su género

    ResponderEliminar
  3. Gloria, it was a wonderful trip wasn't it?! I will have to brush up on my Spanish to read your comments but it will be worth it to read and remember our time on the Amatista! Thank you for posting these wonderful photos...I have many of the the 'same photos' but somehow mine aren't as nice as YOURS! :) God bless you, --Mavis & Jeff--USA

    ResponderEliminar
  4. Glorita:
    No solo eres una magnífica fotógrafa; eres una excelente escritora. Haz hecho revivir momentos bellísimos que nos llenaron de emoción. Fue indescriptible el haber celebrado con Manuelita los primeros 35 años de matrimonio en medio de tanta magnificencia y con personas tan lindas como tu.

    ResponderEliminar
  5. Gloria, hice un viaje virtual contigo, gracias por compartir esa belleza,fabuloso poder ver sitios tan expectaculares a la distancia y con tus cuentos tan interesantes uno se transporta a ese sito facilmente. Me dieron tantas ganas de volver al Perú. Hice un viaje a Iquitos en la época que vivímos allá, pero fue por trabajo, nunca tuvimos la oportunidad de ir en una embarcación como esta por varios dias por el rio,eso habria sido fantástico.

    ResponderEliminar